Huella Ecológica. ¿Qué es y para que sirve? 5 Test Virtuales para Calcularla ✅

huella ecologica-Test.Calcularla

Nos comemos el planeta !!! Nuestra demanda de recursos necesita de más de un planeta y medio para satisfacerse. Es el momento de solucionar problemas en un mundo complejo. Sabes … ¿Qué es la huella ecológica? ¿Cómo medir y calcularla? 

El siglo XXI plantea a la humanidad un desafío doble, el de conservar las múltiples formas y funciones de la naturaleza y la de crear un hogar equitativo para las personas en un planeta finito.

Estamos ante la necesidad de un cambio de paradigma global que apunte a una existencia que no transgreda los límites planetarios.

Las empresas agroalimentarias, agroindustriales y agropecuarias deben tomar conciencia, dar el primer paso y comprender el valor y las necesidades de nuestra tierra, cada vez más frágil.

En este artículo podrás profundizar en el entorno de la sostenibilidad y conocer su indicador

 

 

¿Qué es la huella ecológica? Concepto y Definición

Definición de huella ecológica:  es el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas superficies

Es la medida del impacto de las actividades humanas sobre la naturaleza, representada por la superficie necesaria para producir los recursos y absorber los impactos de dicha actividad.

El concepto de huella ecológica se mide a partir de hectáreas globales (hag), aquellas con capacidad mundial promedio de producir recursos y absorber desechos.

Esta superficie suma la tierra productiva (o biocapacidad) necesaria para los cultivos, el pastoreo y el suelo urbanizado, zonas pesqueras y el área de bosque requerida para absorber las emisiones de CO2 de carbono que los océanos no pueden absorber.

Tanto la biocapacidad como la huella ecológica se expresan en una misma unidad: hectáreas globales (hag).

 

¿Qué es la Biocapacidad?

La biocapacidad hace referencia a la capacidad de un área específica biológicamente productiva de generar un abastecimiento regular de recursos renovables y de absorber los desechos resultantes de su consumo (Green Facts, 2017).

¿A qué se llama déficit ecológico?

Déficit ecológico se da cuando la explotación y uso de recursos naturales es mayor que la capacidad de un área de generar recursos disponibles. Se produce un desequilibrio.

Si la huella ecológica de una región es mayor a su biocapacidad, significa que su uso es ecológicamente insostenible.

 

Un poco de historia 

A través de la historia, la capacidad de la naturaleza para absorber el impacto del desarrollo humano ha tenido limitaciones.

En tiempos pasados, la contaminación y otras presiones desembocaron, sobre todo, en el deterioro de los ambientes locales. Pero al día de hoy, hemos forzado a escala planetaria los límites de la resiliencia de la naturaleza

El área productiva total de la Tierra (biocapacidad) es de 13.600 millones de hag, es decir 2,1 hag por persona.

En los años 80, la huella de la humanidad excedió la biocapacidad total de la tierra por primera vez. A partir de ese momento, dicha demanda ha ido en aumento. Sin embargo, para el 2005, la huella ecológica calculada por persona fue 2,7 hag, superando en 0,6 hag la capacidad del planeta.

Para el 2005, la demanda fue un 30% mayor que la oferta. Un ejemplo de ello es la huella de carbono, la cual ha aumentado más de 10 veces desde 1961.

Este indicador fue diseñado por varios científicos durante la década de 1980 para responder la siguiente pregunta:

¿Cuál es la capacidad biológica del planeta que demanda una población o una actividad determinada? (Fuente: Earth Day Network’s)

 

Tipos de huella ecológica

Existen 3 tipos:

  • Directa. Es aquella que contempla la acción directa, sin intermediarios, sobre las capacidades de la naturaleza.
  • Indirecta. Es aquella que no incide directamente sobre las capacidades de la naturaleza, pero genera efectos que indirectamente sí lo hacen.
  • Colectiva. Es aquella que es resultado de comunidades y regiones amplias, en las que se genera tanto huellas directas como indirectas a la vez.

 

Conceptos básicos sobre la huella ecológica. Un indicador de sostenibilidad

El concepto de huella empieza a consolidarse a nivel internacional como indicador de sostenibilidad.

En el contexto económico, existe un indicador aceptado y utilizado mundialmente como es el Producto Interior Bruto (PIB).

A pesar de ello, frente a los nuevos desafíos que nos depara el mundo, necesitamos analizar la información que brinda el PIB para generar diseños de políticas equilibradas que expresen nuestro compromiso con medio ambiente y el bienestar social.

La huella ecológica es el indicador biofísico de sostenibilidad que integra el conjunto de impactos ambientales que los hábitos de cada persona producen en el entorno y su grado de sostenibilidad.

El mismo considera tantos los recursos necesarios como los residuos generados para el mantenimiento del modelo de consumo de la comunidad.

Por lo tanto, los indicadores de sostenibilidad son herramientas que se utilizan para informar de la situación y evolución del medioambiente, visualizar como la actuación humana impacta en ella e ir en busca soluciones.

  • Indicador: Es la medida que sirve para informar sobre la evolución de un determinado sistema. Los indicadores pueden medir las señales de manera cuantitativa o cualitativa. Su objetivo es aportar datos de la realidad de forma simple y clara.
  • Sostenibilidad: Es la denominación que se utiliza para definir el sensible equilibrio entre la productividad prolongada a lo largo del tiempo y el mantenimiento de la biodiversidad.

 

Para medir el grado de sostenibilidad se utilizan distintos tipos de indicadores.

  • Indicadores impulso
  • Indicadores estado
  • Indicadores respuesta

Cualquier acción por mínima que sea, impacta de una u otra forma sobre el ecosistema que habitamos.

 

La filosofía del cálculo de la huella ecológica


La filosofía del cálculo tiene en cuenta los siguientes aspectos:

Para producir cualquier producto o servicio, independientemente del tipo de tecnología aplicada, se requiere de un flujo de materiales y energía apropiados, convenientemente producidos por sistemas ecológicos o del flujo de energía directa del Sol en sus diferentes expresiones.

Es clave la necesidad de sistemas ecológicos para reabsorber los residuos generados durante el proceso de producción y el uso de los productos finales.

Las superficies de ecosistemas productivos se ven reducidas por la ocupación de infraestructuras, viviendas, equipamientos, etc.

 

Aspectos que subestiman el impacto ambiental real

  • La contaminación del suelo, la contaminación del agua, la erosión, la pérdida de biodiversidad o la degradación del paisaje, la contaminación atmosférica (a excepción del CO2), etc. no quedan registrados sus impactos de forma contable.
  • Se infiere que las labores y prácticas en los sectores agrícola, ganadero, hortofrutícola y forestal son sostenibles. Es decir, que la productividad del suelo no disminuye con el tiempo.
  • No se tiene en cuenta el impacto asociado al uso del agua, con determinadas excepción.
  • No se contabilizan aquellos aspectos en los que se presenta incertidumbre o duda.

 

Situación actual en el mundo

huella ecologica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según conclusiones consensuadas por la comunidad científica, el consumo actual humano de productos agrícolas, fibra de madera y combustibles fósiles excede la disponibilidad de suelos ecológicamente productivos en un 30%

Esto significa que se necesita un planeta tierra un 30% más grande o 30% más productivo ecológicamente para poder sostener la demanda de recursos naturales sin destruir los ecosistemas.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), el 20% de la población mundial que vive en países ricos consume hasta el 80% de recursos mundiales (Wackernagel & Rees, 2001) y produce casi el mismo porcentaje de desechos.

Como dato, en Estados Unidos se necesita 9,57 hectáreas de tierra productiva en promedio para saciar sus necesidades, por lo contrario en Bangladesh, la media de una persona es de 0,6 hectáreas (Facua Andalucía, 2017).

De acuerdo a la superficie de tierras productivas disponibles en nuestro planeta, a cada uno nos corresponde una extensión de 1,8 hectáreas pero la huella media global es de 2,2 (Facua Andalucía, 2017)

 

La huella ecológica por países

Según el estudio, los países con más huella ecológica total son China, EEUU e India, mientras que los que tienen una superior per capita son Luxemburgo, Australia y EEUU.

Los países que más hectáreas consumen por ciudadano son los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahrein , Dinamarca o Bélgica, seguido de cerca por Estados Unidos. Todos ellos necesitan más de 5 hectáreas por habitante.

En el otro extremo del ranking se encuentran muchos países africanos como Zambia, Burundi o Eritrea pero también hay países como la India o Sri Lanka.

España ocupa el puesto 22 del ranking mundial. Necesitaría casi 3 España, una media 3,7 hectáreas para satisfacer sus consumos y absorber sus residuos.

Desde 2007, la huella ecológica nacional ha disminuido. Los expertos señalan como principal causa la crisis económica, que ha generado un descenso de todos los componentes de la Huella, especialmente la de carbono y cultivos.

 

¿Cuáles son los 10 países con mayor huella ecológica?

PosiciónPaíses Huella Ecológica (hgpc)
1Emiratos Árabes Unidos  10,7
2Qatar10,5
3Dinamarca8,3
4Estados Unidos8,0
5Bélgica8,0
6 Estonia7,9
7Canadá7,0
8 Australia6,8
9Kuwait6,3
10Irlanda6,3

 

¿Por qué debemos medir nuestra huella ecológica y adoptar estilos de vida sostenible?


Medirla es importante porque es una herramienta que mide quién o qué es ambientalmente sostenible y establece qué responsabilidad tiene cada ente en el cambio climático, desde una persona hasta un país, pasando por las empresas u organizaciones no lucrativas.

 

 

La desforestación, la escasez de agua, la decreciente biodiversidad y el cambio climático que resultan de este exceso, ponen en creciente riesgo el bienestar y desarrollo de sostenido.

Si nuestras demandas al planeta continúan a este ritmo, en el 2035 necesitaremos el equivalente a dos planetas para mantener nuestro estilo de vida.

 

¿Para qué sirve calcular la huella ecológica?

El objetivo fundamental consiste en calcular y evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta.

Esto nos ayuda a conocer la presión que estamos ejerciendo sobre el planeta o sobre un entorno determinado.

 

Importancia e utilidad de la huella ecológica

Su importancia e utilidad se basa en los siguiente fundamentos:

  • Funciona como indicador biofísico de sostenibilidad
  • Indica el grado de sostenibilidad internacional de una economía y junto al PIB, evalúa el pulso de crecimiento y la viabilidad ecológica de su economía.
  • Es una herramienta de administración y comunicación que permite generar conciencia.
  • Amplía la perspectiva corporativa respecto a su responsabilidad como empresa, ser más sostenible social y ecológicamente.
  • Su análisis proporciona un marco para visualizar y comunicar el fenómeno del exceso y el desperdicio.
  • Ayuda a desarrollar políticas públicas adecuadas que respondan el desafío ecológico global
  • Proporciona orientación empresarial específica en programa de Responsabilidad Social Corporativa en el ámbito ambiental

 

¿Cómo funciona la huella ecológica?

La misma funciona por medio de una medición que se realiza calculando  los hábitos que cada persona o país tiene en su estilo de vida.

Cada comportamiento evaluado arroja un puntaje, el cual, al ser sumado con los obtenidos en las demás preguntas determina un resultado equivalente.

Este resultado determina si está usted en sintonía con el promedio de consumo sostenible y si no lo está, le indicará el valor de lo que está gastando de más y en qué puede mejorar.

 

Los factores a tener en cuenta en el cálculo de la huella ecológica

1.- El crecimiento de la población

2.- La pérdida de suelo fértil

3.- La deforestación

4.- El agotamiento de los recursos

5.- El aumento del consumo

 

Calculadora de huella ecológica

Es una herramienta que mide y evalúa el impacto que tu estilo de vida tiene sobre el planeta, en relación con la capacidad de la naturaleza para renovar sus recursos.

Las personas son responsables que nuestro planeta transite hacia la sostenibilidad o hacia el caos. Una calculadora te ofrece una herramienta útil para medir y avanzar por el lado de la sostenibilidad.

Conoce el tamaño de tu huella y descubre en tu propia vida cotidiana la cantidad de cosas que podemos hacer para generar una sociedad más sostenible.

 

¿Como Calcular huella ecológica?

huella ecologica-agrobialar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La metodología de cálculo se basa en la estimación de la superficie productiva necesaria para satisfacer los consumos asociados a la alimentación, los productos forestales, el consumo energético y la ocupación directa del suelo. La misma se mide en una escala del 0 al 11.

Para calcular estas superficies, se realizan dos pasos:

  1. Contabilizar el consumo de las diferentes categorías en unidades físicas

En el caso de que no existan datos directos de consumo, se estiman los consumos aparentes para cada producto con la siguiente expresión:

 

CONSUMO APARENTE = PRODUCCION – EXPORTACION + IMPORTACION

 

  1. Transformar estos consumos en superficie biológica productiva apropiada a través de índices de productividad

Ello equivale a calcular la superficie necesaria para satisfacer el consumo medio por habitante de un determinado producto. Para ello se utilizan valores de productividad:

 

HUELLA ECOLOGICA = CONSUMO / PRODUCTIVIDAD

 

Mide tu huella ecológica. 5 test Virtuales para conocerla.

A continuación te detallo 5 herramientas de calculadora virtual para realizar un test que te permitirá evaluar el impacto de tus actividades sobre el medio ambiente con la presentación de alternativas para reducir el consumo innecesario de recursos.

  1. Calculadora de huella ecológica Personal. Ecuador 

  2. Mide tu huella ecológica. Ecological Footprint Quiz

  3. Cuestionario huella ecológica

  4.  Medir tu huella ecológica personal | Fundación Vida Sostenible 

  5. Calcular tu huella ecológica. Colombia

 

8 Recomendaciones y consejos para reducir la huella ecológica  

Existen multitud de consejos o recomendaciones que te ayudarán a reducirla , desde pequeñas a grandes acciones que suponen un importante cambio para el planeta:

1.- Tener electrodomésticos de bajo consumo y bombillas led

2.- No malgastar el agua

3.- Compra y consume con moderación

4.- Recicla todos los residuos que sean posibles. Comprar papel reciclado

5.- Los productos tóxicos o peligrosos llevarlos al punto limpio o punto verde

6.- Más desechos equivalen a más basura

7.- Camina, usa la bicicleta o bien opta por el transporte público

8.- Dúchate en vez de bañarte, ahorrarás muchos litros de agua

 

Conclusión. Análisis

Los datos analizados por científicos y en base a la lectura del Informe Planeta Vivo 2016  – WWF, estamos frente a resultados desesperanzadores, pero si iniciamos la transición hacia una vida más sostenible, aún estamos a tiempo de cambiar los peores escenarios.

Hay que agradecer, que cada vez hay más personas conscientes del negativo impacto que estamos realizando sobre el planeta y, algunos gobiernos están empezando a tomar medidas.

El Sistema Tierra está sometido a amenazas crecientes como son el clima, la biodiversidad, la salud de los océanos, la deforestación, el ciclo del agua, el ciclo del nitrógeno, el ciclo del carbono.

Es prioritario tomar conciencia e importancia y empezar a medir y calcular nuestra huella ecológica y adaptarnos a un mejor estilo de vida. Los únicos afectados seremos nosotros.

Hemos superado en el siglo muchos desafíos. A pesar de ello, para conseguir grandes progresos, se requieren innovaciones disruptivas y cambios de pensamiento que favorezcan acciones colectivas en todo el mundo.

Tenemos la necesidad de hacer una gran transformación. Una transformación cultural y de comportamiento más profunda. Hay que pasar de la palabra a la acción para asegurar una tierra resiliente para las futuras generaciones.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *