¿Por qué no confirman la recepción de mis email? Aprendamos a comunicar

comunicar, marketing agropecuario, marketing agrícola, marketing hortofruticola, marketing hortofruticola, marketing frutohortícola, cursos, capacitaciones, comunicación agropecuaria, marketing digital, marketing de contenido, redes sociales, social media

Hoy me desperté temprano, rumeando mis vivencias de consultorías en marketing agropecuario de la semana anterior las cuales puedo comunicar de manera atomizada en una pregunta ¿Por qué no confirman la recepción de mis email?

Empecé haciéndome una autocrítica para luego enfocar en la comunicación como base para desatar este nudo campero.
Buceando en la río cultural y emocional de cada comercial en busca de oxigeno para la empresa, inicie esta ardua tarea profundizando en las respuestas simples del vendedor más antiguo de una empresa que en la actualidad sigue usando hotmail en vez del email corporativo.

Le pregunte ¿cuantos artículos/notas técnicas había escrito en todos los años de actividad? … después de un largo silencio y gestos que vislumbraban la respuesta. Dijo: Nunca….. y le lance mi segunda pregunta ¿Por qué no confirmas la recepción de mis email?, subiendo los hombros e imitando al Chavo del ocho, respondió; es que no estoy acostumbrado.

Asesorando a otra empresa en la cual genere como actividad que los vendedores expongan el FODA y demás de su zona ante el directorio; obtuve como resultado y sorpresa mía que solo el 10% de ellos lo hizo en powers points, alguno en un archivo Word y el más joven comento que lo había enviado por email. Pero no es todo, nadie pudo comunicar de forma verbal, simple y concreta el mismo. Mejor no entro en la oratoria.

Debatamos: Para que toman cursos de ventas los comerciales, cargos gerenciales y otros integrantes del organigrama si todavía no saben expresar su sabiduría y valores comerciales en forma escrita o comunicarlos con eficiencia. Si, algunos dirán; que no hace falta porque poseen mucha labia y parecería que es suficiente para llevar el agua  a su molino.  Ante esto, qué es mejor, emplear muchos o pocos argumentos.

La respuesta es contundente: Hay que usar pocos argumentos, si es necesario repetirlos sistemáticamente. Es mejor pocos y fuertes que los mismos mezclados con otros de menos peso, que sólo marean y sacan valor a los verdaderamente importantes. Si se emplean más, no sólo se generará enojo en la otra parte, sino que probablemente tomaran los menos férreos para desafiar. Es muy común que muchas negociaciones lejos de concentrarse en el epicentro de la situación discurran por su periferia.

Y el marketing agropecuario…. Como comunicar los valores de la empresa o marca si no podemos contar con la expresión del conocimiento interno de la misma, el marketing lo hacen todos los empleados, todos de alguna manera u otra son la imagen de la empresa.
“Aprendamos a comunicar primero para luego aprender técnicas de venta”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *